CARTILLA DE REFLEXIÓN




"LA JUSTICIA Y LA PAZ SE HAN ABRAZADO"

Se celebra y comienza la Navidad; un tiempo propicio para recordar las maravillas que Dios ha hecho y sigue haciendo en la historia; estamos comprendiendo que la verdadera alegría es la de una vida conforme a las enseñanzas de Cristo y nos hemos llenado de esperanzas de poder alcanzar la paz como fruto de la justicia. El Evangelio nos ayuda a entrar en la alabanza: BENDITO SEAS, DIOS PADRE, QUE NOS HAS DADO A TU HIJO COMO SALVADOR Y REDENTOR.

Celebrando ya, prácticamente, la fiesta de la Navidad, nos alegramos con el cántico de alabanza y, al hacer nuestras sus palabras, reconocemos el poder admirable de la venida del Salvador. Porque todos los enemigos que nos oprimían y la mano tenebrosa de todos los que nos odian, han sido ahuyentados y van de retirada como se retiran las tinieblas al amanecer, cuando comienza a resplandecer el Sol que nace de lo alto.

Queremos ser fieles y constantes en el seguimiento del Salvador y queremos acogerlo en nuestra vida personal y social. Los temibles enemigos de la injusticia y la violencia caerán cuando nuestros corazones estén verdaderamente evangelizados, conscientes de su compromiso cristiano en el mundo, libres y liberadores porque saben que Uno mayor que todos ya rompió las cadenas que nos oprimían. Como dice el salmo 85 en el versículo 10: "La misericordia y la verdad se encuentran, la justicia y la paz se besan." Y todo es posible gracias al cumplimiento de la promesa porque como lo anunciaba Isaías 9,6: "Un niño nos ha nacido, un Hijo se nos ha dado... que se llamará Consejero Admirable, Dios Poderoso, Padre Sempiterno, Príncipe de la Paz."

Meditemos asiduamente cómo nos hacemos cada vez más fieles a las enseñanzas y a los mandatos de Jesús, con una fe pura y sincera que estimule la caridad al ejemplo del mismo Señor. Reflexionemos sobre la manera como vamos a hacer para que esta Navidad dé el fruto que debe dar en nuestra vida. 

Para que Jesús realmente reine en nuestra patria se requiere que establezcamos nuevas relaciones basadas en la justicia y en la solidaridad, en la cordialidad sincera y en la disponibilidad a todo lo que construya la armonía entre todos. El Rey de la Paz quiere la reconciliación de todos y ofrece su Evangelio y su Gracia para que ella sea una realidad.

Compromiso personal y comunitario

Viviré esta Navidad en paz y armonía con todos los que están a mi lado, sin exigir nada para mí y tratando de dar alegría a los que me rodean. De ahora en adelante:

- Saldré al encuentro de los más pobres, de los marginados, de los excluidos para reconocer en ellos el rostro de Dios y revestirlos de su dignidad. 

- En todos los ambientes donde viva, estudie, trabaje o me recree, promoveré actitudes de equidad, solidaridad y justicia social.

- Buscaré el sacramento de la reconciliación como fuente de perdón y me propondré acciones que reparen el daño causado.

- Asumiré una obra de misericordia durante este tiempo que me lleve a dar testimonio de misericordia y equidad.

- Compartiré un detalle (ropa o mercado) con alguna persona que lo necesite.

- Buscaré promover la reconciliación en mi familia en uno de los días de la novena como preparación a la navidad.

- Si las circunstancias me lo permiten, voy a comulgar para experimentar de la manera más intensa mi amistad con Jesús.


¡Construyendo una comunidad de Discípulos Misioneros!

DICIEMBRE  DE   2014


Esquema de Oración para todos los Días

1. Comienzo de la oración: 

Preparemos el diálogo con Dios nuestro amigo.
Pienso primero que Dios está presente. Muy cerca de mí, dentro de mí. 
Y me siento agradecido y acogido por su Presencia.
Pausadamente digo: en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén 

2. Oración preparatoria: 

Danos Señor la gracia que viene de ti;
que te podamos en todo amar y servir.
Cada intención, cada acción, y toda operación,
esté encaminada, a alabar 
y servir
a ti Dios del amor.
San Ignacio de Loyola,
Ejercicios Espirituales Nº 46.

3. Petición: 

Es una expresión sencilla del movimiento de Dios en cada persona, eso lo vuelvo petición. Demandar a Dios nuestro Señor lo que quiero y deseo. Le pido a Dios que me ayude a entender el mensaje que Él me quiere transmitir con esta palabra tan especial para mi vida; que entienda bien que me hace una invitación muy particular para orar. 

4. Meditación del día

Puedo leer algo de la Biblia, la vida de un santo, una lectura espiritual, un documento de la Iglesia, etc. En este caso podrás encontrar una cita bíblica de la liturgia de la Palabra diaria y uno o dos versículos de la misma como propuesta de meditación. 

5. Para Reflexionar: 

Me dejo tocar por la palabra de Dios que hoy también se dirige a mí.
Me convenzo de que es Dios quien me habla de amor. Ante esta confidencia que Dios me hace, guardo silencio y escucho lo que Él me dice.
Reflexiono, reviso un poco mi vida para ver cómo me he portado con Dios. 

6. Conversación: Diálogo íntimo entre la persona orante y Dios. 

“El coloquio se hace propiamente hablando, así como un amigo habla con otro comunicando sus cosas, y queriendo consejo de ellas”. Hablo con Dios, con Jesús, con María… les hablo de cómo me siento en este comienzo de mes, de lo que necesito más para hacer bien esta experiencia de vida. Ésta es una conversación íntima, cariñosa, muy personal. Termino con un Padre Nuestro, o una Ave María o una Salve.

7. Evaluación de la oración. 

Parte clave del proceso. ¿Cómo me fue? Reviso el espacio, ¿fue adecuado?, ¿Qué puedo mejorar? El tiempo, el momento del día, la disposición interior, la reflexión de la oración.

Lo importante: ¿Algún movimiento interior de Dios? ¿Alguna indicación que me comunica esperanza, paz, más entrega; alguna idea de reconciliación, algún propósito? ¿Alguna consideración para mi propia historia de vida, para mi trabajo, mi hogar, etc.?

También puedo sentirme intranquilo, árido, sin ganas de hacer oración; todo esto lo vas anotando para cuando tengas la oportunidad de compartirlo con alguien.  

8. Oración Final

QUE LA PAZ Y EL AMOR DE NUESTRO SEÑOR  JESUCRISTO

Habite en cada uno de sus hogares y de sus familias. Este es un tiempo propicio para comenzar a escribir una nueva historia; para perdonar, para doblegar los odios y permitir que la Luz, del Sol que nace de lo alto, nos ilumine con su resplandor.

En nombre del P. Simón Grillo y de toda la comunidad de servidores que día  a día prestan su servicio con generosidad, MUCHÍSIMAS GRACIAS.

Qué bueno contar con su apoyo a lo largo de este año. En cada una de las actividades que emprendimos siempre sentimos su apoyo y el respaldo de una comunidad que se va moldeando según el querer de Nuestro Señor.

Pido a Dios que derrame abundantes bendiciones sobre ustedes, sobre sus trabajos y sus proyectos. Que la Santísima Virgen María les acompañe.

FELIZ NAVIDAD Y UN VENTUROSO 2015

Cordialmente, su párroco, Wilson Mejía Naranjo, Pbro.


LECTURA ORANTE DE LA PALABRA

LUNES 1– Primera Semana de Adviento
Lectura del santo evangelio según san Mateo 8,5-11
En aquel tiempo, al entrar Jesús en Cafarnaúm, un centurión se le acercó rogándole: «Señor, tengo en casa un criado que está en cama paralítico y sufre mucho.» Jesús le contestó: «Voy yo a curarlo.» Pero el centurión le replicó: «Señor, no soy quien para que entres bajo mi techo. Basta que lo digas de palabra, y mi criado quedará sano. Porque yo también vivo bajo disciplina y tengo soldados a mis órdenes; y le digo a uno: "Ve", y va; al otro: "Ven", y viene; a mi criado: "Haz esto", y lo hace.» Al oírlo, Jesús quedó admirado y dijo a los que le seguían: «Os aseguro que en Israel no he encontrado en nadie tanta fe. Os digo que vendrán muchos de oriente y occidente y se sentarán con Abrahán, Isaac y Jacob en el reino de los cielos.» Palabra del Señor. Gloria a Ti Señor Jesús.

Reflexión 
La fe del centurión es extraordinaria y sorprendente. Representa simbólicamente a los gentiles que un día serán llamados, ya que el reino está abierto a todos, sin ningún privilegio de raza o cultura. Con Cristo, la salvación se ha hecho disponible para cualquier persona de buena voluntad.

Oración
Señor Dios, Padre de todos: En tu Hijo Jesucristo tú invitas a todos y cada uno a conocerte y amarte y  a vivir en tu perenne paz. Guarda vivo en nosotros el celo santo para llevar a todos la luz de tu verdad y las riquezas de tu vida y amor, sin ninguna distinción de raza, lengua o cultura. Ojalá, que todos los habitantes del mundo lleguen a conocerte y amarte como al Padre misericordioso de todos por medio de nuestro hermano y Salvador, Jesucristo nuestro Señor. Amen.

MARTES 2 – Primera Semana de Adviento
Lectura del santo evangelio según san Lucas 10,21-24
En aquel tiempo, lleno de la alegría del Espíritu Santo, exclamó Jesús: «Te doy gracias, Padre, Señor del cielo y de la tierra, porque has escondido estas cosas a los sabios y a los entendidos, y las has revelado a la gente sencilla. Sí, Padre, porque así te ha parecido bien. Todo me lo ha entregado mi Padre, y nadie conoce quién es el Hijo, sino el Padre; ni quién es el Padre, sino el Hijo, y aquel a quien el Hijo se lo quiere revelar.» Y volviéndose a sus discípulos, les dijo aparte: « ¡Dichosos los ojos que ven lo que vosotros veis! Porque os digo que muchos profetas y reyes desearon ver lo que veis vosotros, y no lo vieron; y oír lo que oís, y no lo oyeron.» 
Palabra del Señor. Gloria a Ti Señor Jesús.

Reflexión
En sí mismo Jesús nos mostrará lo que nosotros deberíamos ser y lo que podemos hacer con nuestros talentos humanos, si dejamos a Dios obrar en nosotros, si el espíritu de Dios está presente en nosotros, si aprendemos a pensar con la sabiduría y pensamiento de Dios, si actuamos con su poder, si respetamos el orden y plan del mismo Dios. Jesús dice que son receptivos de los dones de Dios los que tienen conciencia de su propia indigencia. Con tales personas Jesús puede planear su nuevo comienzo, también hoy, aquí y ahora, en este nuestro Adviento.

Oración
Señor Dios nuestro: Tú nunca te rindes ante los hombres. Reiteradamente quieres comenzar de nuevo tu plan con nosotros. Tú nos mostraste en Jesús, tu Hijo, el tipo de personas que esperas de nosotros. Así como tu Espíritu habitó en él, derrama también sobre nosotros el mismo Espíritu, para que percibamos claramente nuestra misión en la vida, con tu sabiduría y percepción, y para que tengamos la fuerza para vivir según creemos y esperamos. Concédenoslo por Jesucristo nuestro Señor. Amen. 

MIERCOLES 3 – SAN FRANCISCO JAVIER, presbítero 
Lectura del santo evangelio según san Mateo 15,29-37
En aquel tiempo, Jesús, bordeando el lago de Galilea, subió al monte y se sentó en él. Acudió a él mucha gente llevando tullidos, ciegos, lisiados, sordomudos y muchos otros; los echaban a sus pies, y él los curaba. La gente se admiraba al ver hablar a los mudos, sanos a los lisiados, andar a los tullidos y con vista a los ciegos, y dieron gloria al Dios de Israel. Jesús llamó a sus discípulos y les dijo: «Me da lástima de la gente, porque llevan ya tres días conmigo y no tienen qué comer. Y no quiero despedirlos en ayunas, no sea que se desmayen en el camino.» Los discípulos le preguntaron: « ¿De dónde vamos a sacar en un despoblado panes suficientes para saciar a tanta gente?» Jesús les preguntó: « ¿Cuántos panes tenéis?» Ellos contestaron: «Siete y unos pocos peces.» Él mandó que la gente se sentara en el suelo. Tomó los siete panes y los peces, dijo la acción de gracias, los partió y los fue dando a los discípulos, y los discípulos a la gente. Comieron todos hasta saciarse y recogieron las sobras: siete cestas llenas. Palabra del Señor. Gloria a Ti Señor Jesús.

Reflexión
Para Isaías el signo peculiar de los tiempos mesiánicos es que, por medio del Mesías, Dios dará a su pueblo abundancia de alimento y de bebida. El pueblo anhela la vida y la paz. Los prisioneros quieren quedar libres, los ciegos quieren ver, los hambrientos quieren pan. Pero también, así mismo, el pueblo tiene hambre de consuelo, amistad, perdón, entendimiento, aceptación, justicia, amor. Estos deseos serán colmados cuando Jesús, el Mesías, llegue. Él dará alimento al pueblo hambriento. --- Y nosotros sus discípulos, tenemos también que satisfacer el hambre de los hermanos, porque él quiere actuar por medio de nosotros.

Oración
Oh Dios y Padre de todos: Tú sabes cómo la gente siente hambre y sed de verdad, de amor y de aceptación. Si nosotros te aceptamos y creemos en ti vemos cómo nuestra más profunda confianza y nuestras aspiraciones son colmadas por ti, cuando trabajamos por la venida de tu reino. Haz que la copa que tú sirves para nosotros rebose y se desborde sobre todo tu pueblo, para que todos te alaben ahora y por los siglos de los siglos. Amen.

JUEVES 4 – SAN JUAN DAMASCENO, presbítero y doctor de la Iglesia
Lectura del santo evangelio según san Mateo 7,21.24-27 
En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: «No todo el que me dice "Señor, Señor" entrará en el reino de los cielos, sino el que cumple la voluntad de mi Padre que está en el cielo. El que escucha estas palabras mías y las pone en práctica se parece a aquel hombre prudente que edificó su casa sobre roca. Cayó la lluvia, se salieron los ríos, soplaron los vientos y descargaron contra la casa; pero no se hundió, porque estaba cimentada sobre roca. El que escucha estas palabras mías y no las pone en práctica se parece a aquel hombre necio que edificó su casa sobre arena. Cayó la lluvia, se salieron los ríos, soplaron los vientos y rompieron contra la casa, y se hundió totalmente.» Palabra del Señor. Gloria a Ti, Señor Jesús.    
                                                                                                                                                    
Reflexión
Los que aceptan el llamado retador de las palabras de Jesús, viviendo como discípulos, están edificando sobre roca. Esto se realiza tanto en el discípulo individual, como en nuestra comunidad de los Discípulos de Emaús.

Oración
Señor Dios nuestro: Para los que confían en ti y viven el evangelio de tu Hijo tú eres una roca sólida, segura y fiable. Que nuestra fe no se tambalee en las tormentas y tensiones de nuestro tiempo, antes bien, danos el valor de vivir, de un modo coherente y radical, según creemos, para que como Jesús cumplamos tu voluntad y vivamos en tu amor ahora y por los siglos de los siglos. Amen 

VIERNES 5 – Primera Semana de Adviento
Lectura del santo evangelio según san Mateo 9,27-31
En aquel tiempo, dos ciegos seguían a Jesús, gritando: «Ten compasión de nosotros, hijo de David.» Al llegar a la casa se le acercaron los ciegos, y Jesús les dijo: « ¿Creéis que puedo hacerlo?» Contestaron: «Sí, Señor.» Entonces les tocó los ojos, diciendo: «Que os suceda conforme a vuestra fe.» Y se les abrieron los ojos. Jesús les ordenó severamente: « ¡Cuidado con que lo sepa alguien!» Pero ellos, al salir, hablaron de él por toda la comarca. Palabra del Señor. Gloria a Ti, Señor Jesús.    

Reflexión 
En este tiempo de espera, el Adviento, la Palabra de Dios nos da una visión de esperanza. Los poderosos que confían en su propio poder político y en sus alianzas se derrumbarán y serán aplastados, pero los pobres, sordos, ciegos, o sea, los que todavía creen en la presencia y en la acción de Dios en el mundo, verán la salvación. Cuando celebramos la eucaristía, profesamos nuestra fe de que Dios, de hecho, comienza, en Jesús, el cumplimiento de su promesa. Él restaura la visión de los ciegos, porque creen. Dios mismo se ha entregado a sí mismo al mundo por medio de Cristo Jesús.

Oración
Señor Dios nuestro: Tú eres nuestra luz y nuestra ayuda. A pesar de nuestras limitaciones y ambigüedades, ponemos toda nuestra confianza en ti. Sabemos que somos débiles, pero aun así sabemos también que nuestras debilidades pueden ser constructivas. Nos percatamos de que el pecado no está muerto en nosotros, pero también de que los pecadores pueden servirte. Somos mortales, pero podemos vivir con la muerte como una dimensión de la vida, pero nunca como obstáculo final. ¡Oh Dios, ayúdanos a vivir contando con estas realidades, con fe y esperanza, en Jesucristo nuestro Señor! Amen.

SABADO 6 – San Nicolás, obispo
Lectura del santo evangelio según san Mateo 9,35–10,1.6-8
En aquel tiempo, Jesús recorría todas las ciudades y aldeas, enseñando en sus sinagogas, anunciando el Evangelio del reino y curando todas las enfermedades y todas las dolencias. Al ver a las gentes, se compadecía de ellas, porque estaban extenuadas y abandonadas, como ovejas que no tienen pastor. Entonces dijo a sus discípulos: «La mies es abundante, pero los trabajadores son pocos; rogad, pues, al Señor de la mies que mande trabajadores a su mies.» Y llamando a sus doce discípulos, les dio autoridad para expulsar espíritus inmundos y curar toda enfermedad y dolencia. A estos doce los envió con estas instrucciones: «Id a las ovejas descarriadas de Israel. Id y proclamad que el reino de los cielos está cerca. Curad enfermos, resucitad muertos, limpiad leprosos, echad demonios. Lo que habéis recibido gratis, dadlo gratis.» Palabra del Señor. Gloria a Ti, Señor Jesús.    

Oración
Oh Dios de compasión y misericordia: En tu Hijo Jesucristo te has revelado como Dios del pueblo. Vuelve nuestros corazones vacíos hacia ti; danos ojos claros para ver la profundidad de nuestra pobreza y nuestra incapacidad para construir un mundo mejor contando sólo con nuestros propios recursos. Por eso, ven tú a construirlo con nosotros por medio de tu Hijo y Salvador nuestro, Jesucristo nuestro Señor. Amen

DOMINGO 7- II DE ADVIENTO

Primera lectura
Isaías 40,1-5.9-11

Salmo
84,9ab-10.11-12.13-14

Segunda lectura
Segunda carta del apóstol san Pedro 3,8-14

Evangelio
San Marcos 1,1-8

LUNES 8 – INMACULADA CONCEPCION DE LA SANTISIMA VIRGEN, solemnidad
Lectura del santo evangelio según san Lucas 1.26-38
En aquel tiempo, el ángel Gabriel fue enviado por Dios a una ciudad de Galilea llamada Nazaret, a una virgen desposada con un hombre llamado José, de la estirpe de David; la virgen se llamaba María. El ángel, entrando en su presencia, dijo: «Alégrate, llena de gracia, el Señor está contigo.» Ella se turbó ante estas palabras y se preguntaba qué saludo era aquél. El ángel le dijo: «No temas, María, porque has encontrado gracia ante Dios. Concebirás en tu vientre y darás a luz un hijo, y le pondrás por nombre Jesús. Será grande, se llamará Hijo del Altísimo, el Señor Dios le dará el trono de David, su padre, reinará sobre la casa de Jacob para siempre, y su reino no tendrá fin.» Y María dijo al ángel: « ¿Cómo será eso, pues no conozco a varón?» El ángel le contestó: «El Espíritu Santo vendrá sobre ti, y la fuerza del Altísimo te cubrirá con su sombra; por eso el Santo que va a nacer se llamará Hijo de Dios. Ahí tienes a tu pariente Isabel, que, a pesar de su vejez, ha concebido un hijo, y ya está de seis meses la que llamaban estéril, porque para Dios nada hay imposible.» María contestó: «Aquí está la esclava del Señor; hágase en mí según tu palabra.» Y la dejó el ángel. Palabra del Señor. Gloria a Ti, Señor Jesús.    

Reflexión
María guía en el camino a todos los que caminan hacia el Señor. Hoy la Iglesia aplica a María, la virgen concebida sin pecado, las palabras del profeta: “Me regocijo de alegría en el Señor, mi alma se alegra en mi Dios”. ¿Por qué esta alegría? Porque María es como el jardín de la humanidad donde Dios hace brotar la buena semilla. Porque ella es la sierva del Señor y la imagen de lo que la Iglesia habría de ser. Dios es fiel a sus promesas y, por medio de María, nos dio a nuestro Salvador. María es, entre todos los hombres y mujeres de la humanidad, la primera y la única que fue preservada del pecado. Ella es el paraíso restaurado donde Dios y el pueblo se encuentran mutuamente.

Oración
Oremos para que, con y como María, podamos vencer al mal. (Pausa)…Oh Dios y Padre nuestro: Te damos gracias por haber escogido a María como Madre de tu Hijo, y por preservarla de todo pecado desde el primer momento de su vida. Que este signo de tu amor sin límites nos dé fuerza y esperanza para vencer al mal en todas sus formas. Que sepamos responder a tu cariñosa bondad con la misma ilusión de María, por el poder de la gracia conseguida para nosotros por medio de Jesucristo nuestro Señor. Amen 

MARTES 9 – SAN JUAN DIEGO CUAUHTLATOATZIN
Lectura del santo evangelio según san Mateo 18,12-14
En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: « ¿Qué os parece? Suponed que un hombre tiene cien ovejas: si una se le pierde, ¿no deja las noventa y nueve en el monte y va en busca de la pérdida? Y si la encuentra, os aseguro que se alegra más por ella que por las noventa y nueve que no se habían extraviado. Lo mismo vuestro Padre del cielo: no quiere que se pierda ni uno de estos pequeños.» Palabra del Señor. Gloria a Ti, Señor Jesús.    

Reflexión
Dios se hizo visible como pastor de su pueblo sobre todo en la persona de Jesucristo. Para él, cada persona es preciosa, también los pequeños de la sociedad, y hasta los pecadores. ---  Pero también  todos los miembros de la Iglesia peregrina   -sus líderes, junto con todos nosotros-  debemos ser también misericordiosos, prontos al perdón, responsables los unos de los otros, pecadores responsables de sus hermanos pecadores.

Oración
Señor Dios nuestro: Tú te haces cercano a nosotros en Jesucristo. Cuando nos extraviamos, tú nos buscas hasta encontrarnos. Atráenos de nuevo a ti; enséñanos el camino hacia ti y hacia los hermanos por medio de aquél que es nuestro camino, Jesucristo, tu Hijo y Señor nuestro, que vive y reina contigo, en la unidad del Espíritu Santo, y es Dios Por los siglos de los siglos. Amen

MIERCOLES 10 – Segunda Semana de Adviento
Lectura del santo evangelio según san Mateo 11,28-30
En aquel tiempo, exclamó Jesús: «Venid a mí todos los que estáis cansados y agobiados, y yo os aliviaré. Cargad con mi yugo y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón, y encontraréis vuestro descanso. Porque mi yugo es llevadero y mi carga ligera.» Palabra del Señor. Gloria a Ti, Señor Jesús.    

Reflexión
El Dios todopoderoso está cerca de los débiles. Éste es el mensaje de hoy. A los desterrados, que se sentían abandonados de Dios,  y que veían el poder de Babilonia y el supuesto poder de sus dioses,  el Dios de Israel les proclama a través del profeta: Yo soy el Dios todopoderoso. Confíen en mí y cuenten conmigo; a ustedes les haré fuertes. Jesús asume para sí mismo estos poderes, y dice: Vengan a mí ustedes, los pequeños, los humildes que están agobiados por leyes en nombre de la religión, y yo, que me he hecho pequeño y humilde con ustedes, les fortaleceré y les enseñaré a amar; y entonces sus cargas serán livianas. 

Oración
Oh Dios, omnipotente y eterno: A veces no sabemos dónde estás, o hacia dónde nos encaminamos. Cuando nuestras cargas sean demasiado pesadas de llevar, ayúdanos a seguir buscándote y enséñanos a volvernos humildes de nuevo, para que estemos abiertos a la fuerza que tú nos das por medio de aquél que aceptó estar cansado con los fatigados, Jesucristo, nuestro Señor. Por los siglos de los siglos. Amen 

JUEVES 11 – SAN DAMASO I, papa                                                                                                   
Lectura del santo evangelio según san Mateo 11,11-15 
En aquel tiempo, dijo Jesús a la gente: «Os aseguro que no ha nacido de mujer uno más grande que Juan, el Bautista; aunque el más pequeño en el reino de los cielos es más grande que él. Desde los días de Juan, el Bautista, hasta ahora se hace violencia contra el reino de Dios, y gente violenta quiere arrebatárselo. Los profetas y la Ley han profetizado hasta que vino Juan; él es Elías, el que tenía que venir, con tal que queráis admitirlo. El que tenga oídos que escuche.» Palabra del Señor. Gloria a Ti, Señor Jesús.    

Reflexión
Es alentador oír, en estos días de Adviento, un fuerte y repetido mensaje de ánimo y aliento. En esto es precisamente en lo que creemos, si confiamos en la cercanía de Dios en la persona de su Hijo Jesucristo. Cuando la gente es pobre y vive afligida, Dios está cerca como su Salvador, es decir, Dios es alguien que está vinculado a ellos con lazos íntimos de afecto, y que con toda seguridad vendrá a asistirles. Los pobres son los que confían en él. Él les promete un nuevo paraíso. Aun los más pequeños en su reino son más grandes que el mayor y último de los profetas, Juan el Bautista.

Oración
Señor Dios nuestro: Tú no abandonas a los que confían en ti. Tómanos de la mano cuando tengamos miedo, ayúdanos cuando te llamemos a voz en grito, porque tenemos experiencia de que somos impotentes para establecer en este mundo tu reino de justicia y amor. Envíanos hoy de nuevo a tu Hijo para que sea nuestro Señor y Salvador ahora y por los siglos de los siglos. Amen  

VIERNES 12 – NUESTRA SEÑORA DE GUADALUPE, PATRONA DE AMERICA LATINA, fiesta
Lectura del santo evangelio según San Lucas 1,39-48. 
María partió y fue sin demora a un pueblo de la montaña de Judá. Entró en la casa de Zacarías y saludó a Isabel. Apenas esta oyó el saludo de María, el niño saltó de alegría en su seno, e Isabel, llena del Espíritu Santo,  exclamó: "¡Tú eres bendita entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre! ¿Quién soy yo, para que la madre de mi Señor venga a visitarme? Apenas oí tu saludo, el niño saltó de alegría en mi seno. Feliz de ti por haber creído que se cumplirá lo que te fue anunciado de parte del Señor". María dijo entonces: "Mi alma canta la grandeza del Señor, y mi espíritu se estremece de gozo en Dios, mi Salvador, porque el miró con bondad la pequeñez de tu servidora. En adelante todas las generaciones me llamarán feliz". Palabra del Señor. Gloria a Ti, Señor Jesús.   

Reflexión
“A la Madre de Dios le entristecen dos cosas: una; que no le pidamos, y la otra, que le pidamos poquito. Si no le pedimos es que no le tenemos fe ni confianza. Y si le pedimos poquito es que la creemos o pobre o tacaña. Y no es pobre porque es la Madre del Dueño de todo lo que existe, y no es tacaña, porque su Divino Hijo le ha dado una generosidad tan grande que solo Dios logra superarla en deseo de ayudarnos”. San Bernardo Abad.

Oración
¡Oh Virgen Inmaculada, Madre del verdadero Dios y Madre de la Iglesia! Tú, que desde este lugar manifiestas tu clemencia y tu compasión a todos los que solicitan tu amparo; escucha la oración que con filial confianza te dirigimos y preséntala ante tu Hijo Jesús, único Redentor nuestro. Madre de misericordia, Maestra del sacrificio escondido y silencioso, a ti, que sales al encuentro de nosotros, los pecadores, te consagramos en este día todo nuestro ser y todo nuestro amor. Te consagramos también nuestra vida, nuestros trabajos, nuestras alegrías, nuestras enfermedades y nuestros dolores. Da la paz, la justicia y la prosperidad a nuestros pueblos; ya que todo lo que tenemos y somos lo ponemos bajo tu cuidado, Señora y Madre nuestra. Queremos ser totalmente tuyos y recorrer contigo el camino de una plena fidelidad a Jesucristo en su Iglesia: no nos sueltes de tu mano amorosa. Virgen de Guadalupe, Madre de las Américas, te pedimos por todos los Obispos, para que conduzcan a los fieles por senderos de intensa vida cristiana, de amor y de humilde servicio a Dios y a las almas. Contempla esta inmensa mies, e intercede para que el Señor infunda hambre de santidad en todo el Pueblo de Dios, y otorga abundantes vocaciones de sacerdotes y religiosos, fuertes en la fe, y celosos dispensadores de los misterios de Dios. Concede a nuestros hogares la gracia de amar y de respetar la vida que comienza, con el mismo amor con el que concebiste en tu seno la vida del Hijo de Dios. Virgen Santa María, Madre del Amor Hermoso, protege a nuestras familias, para que estén siempre muy unidas, y bendice la    educación de nuestros hijos. Esperanza nuestra, míranos con compasión, enséñanos a ir continuamente a Jesús y, si caemos, ayúdanos a levantarnos, a volver a él, mediante la confesión de nuestras culpas y pecados en el Sacramento de la Penitencia, que trae sosiego al alma. Te suplicamos, que nos concedas un amor muy grande a todos los santos Sacramentos, que son como las huellas que tu Hijo nos dejó en la tierra. Así, Madre Santísima, con la paz de Dios en la conciencia, con nuestros corazones libres de mal y de odios podremos llevar a todos la verdadera alegría y la verdadera paz, que vienen de tu Hijo, nuestro Señor Jesucristo, que con Dios Padre y con el Espíritu Santo, vive y reina por los siglos de los siglos. Amen  (Juan Pablo II)
                                                       
SABADO 13 – SANTA LUCIA, virgen y mártir  
Lectura del santo evangelio según san Mateo 17,10-13 
Cuando bajaban de la montaña, los discípulos preguntaron a Jesús: « ¿Por qué dicen los escribas que primero tiene que venir Elías?» Él les contestó: «Elías vendrá y lo renovará todo. Pero os digo que Elías ya ha venido, y no lo reconocieron, sino que lo trataron a su antojo. Así también el Hijo del hombre va a padecer a manos de ellos.» Entonces entendieron los discípulos que se refería a Juan el Bautista. Palabra del Señor. Gloria a Ti, Señor Jesús.    

Reflexión 
En el Antiguo Testamento el Profeta Elías es el “profeta de fuego”, una personalidad fogosa, apasionada, y llena de celo que hace caer fuego sobre los enemigos de Dios. Él quería preparar los corazones del pueblo para que aceptaran a Dios. En el Nuevo Testamento el “profeta de fuego”, el nuevo Elías fue Juan el Bautista. Lleno también de celo, quería preparar los corazones de su pueblo para que aceptaran a Jesús como su Mesías salvador. --- ¿Quién nos está llamando hoy a nosotros a la conversión, y abriendo nuestros corazones para que Cristo viva realmente en nosotros? Es el Espíritu Santo de fuego, que quiere que realicemos con gran celo y amor el trabajo de Cristo, para llevar el amor, la paz y la justicia de Dios a nuestro mundo de hoy. ¿Le dejamos al Espíritu Santo encender este fuego en nosotros?

Oración
Señor Dios nuestro: Otórganos bondadosamente la gracia de no volvernos nunca indiferentes al mensaje ardiente que tu Hijo nos proclama hoy en el evangelio. Cuando nos volvamos distraídos y pasivos, envíanos de nuevo profetas que nos despierten y nos muevan a comprometernos de nuevo a hacer tu reino entre nosotros una realidad de amor a ti y a los hermanos, de justicia, de solidaridad, de servicio y de paz. Te lo pedimos por Cristo nuestro Señor. Amen 

DOMINGO 14 – III DE ADVIENTO
Primera lectura
Isaías 61,1-2a.10-11

Salmo
Lc 1,46-48.49-50.53-54

Segunda lectura
1Tesalonicenses 5,16-24

Evangelio
San Juan 1,6-8.19-28

LUNES 15 – Tercera Semana de Adviento
Lectura del santo evangelio según san Mateo (21,23-27): 
En aquel tiempo, Jesús llegó al templo y, mientras enseñaba, se le acercaron los sumos sacerdotes y los ancianos del pueblo para preguntarle: « ¿Con qué autoridad haces esto? ¿Quién te ha dado semejante autoridad?» Jesús les replicó: «Os voy a hacer yo también una pregunta; si me la contestáis, os diré yo también con qué autoridad hago esto. El bautismo de Juan ¿de dónde venía, del cielo o de los hombres?» Ellos se pusieron a deliberar: «Si decimos "del cielo", nos dirá: "¿Por qué no le habéis creído?" Si le decimos "de los hombres", tememos a la gente; porque todos tienen a Juan por profeta.» Y respondieron a Jesús: «No sabemos.» Él, por su parte, les dijo: «Pues tampoco yo os digo con qué autoridad hago esto.» Palabra del Señor. Gloria a Ti, Señor Jesús.    

Reflexión
"Queremos ser liberados de esas ilusiones, frustraciones, injusticias y represión a las que el mundo moderno nos ha sometido con violación de sus promesas; esto es lo que van diciendo los jóvenes, los desheredados, los autómatas de la tecnología moderna: 'Queremos ser libres, personas auténticas, gente rescatada del hambre y de la espiral de la inferioridad incurable. Sí, responde el "Hombre del pueblo". Vengan a mí todos los atribulados y yo les consolaré. Estoy con ustedes, con el poder del Espíritu, sin violencia y sin pasión. Solamente la sabiduría libera al mundo". Pablo VI, Mensaje de Navidad, 25 diciembre, 1970.

Oración
Señor Dios nuestro: En un mundo de injusticia, guerra y explotación, en el que cada vez más gente encuentra los medios de vida, pero no muchas razones para vivir, tú nos prometes una estrella a la que seguir: Jesús, tu Hijo. Oh Dios, mantén en nosotros viva la esperanza de que él va a venir a nosotros hoy y de que, si estamos dispuestos a aceptar seriamente las exigencias del evangelio, podemos llegar a ser ciertamente un nuevo pueblo completamente renovado en Cristo, Señor nuestro, que vive y reina por los siglos de los siglos. Amen.

JUEVES 25 – NATIVIDAD DEL SEÑOR, solemnidad 
Lectura del santo evangelio según san Juan 1,1-18
En el principio ya existía la Palabra, y la Palabra estaba junto a Dios, y la Palabra era Dios. La Palabra en el principio estaba junto a Dios. Por medio de la Palabra se hizo todo, y sin ella no se hizo nada de lo que se ha hecho. En la Palabra había vida, y la vida era la luz de los hombres. La luz brilla en las tiniebla, y la tiniebla no la recibió. Surgió un hombre enviado por Dios, que se llamaba Juan: éste venía como testigo, para dar testimonio de la luz, para que por él todos vinieran a la fe. No era él la luz, sino testigo de la luz. La Palabra era la luz verdadera, que alumbra a todo hombre. Al mundo vino, y en el mundo estaba; el mundo se hizo por medio de ella, y el mundo no la conoció. Vino a su casa, y los suyos no la recibieron. Pero a cuantos la recibieron, les da poder para ser hijos de Dios, si creen en su nombre. Éstos no han nacido de sangre, ni de amor carnal, ni de amor humano, sino de Dios. Y la Palabra se hizo carne y acampó entre nosotros, y hemos contemplado su gloria: gloria propia del Hijo único del Padre, lleno de gracia y de verdad. Juan da testimonio de él y grita diciendo: «Éste es de quien dije: "El que viene detrás de mí pasa delante de mí, porque existía antes que yo."» Pues de su plenitud todos hemos recibido, gracia tras gracia. Porque la ley se dio por medio de Moisés, la gracia y la verdad vinieron por medio de Jesucristo. A Dios nadie lo ha visto jamás: Dios Hijo único, que está en el seno del Padre, es quien lo ha dado a conocer. Palabra del Señor. Gloria ti, Señor, Jesús.

Reflexión
Hoy Dios nos dice algo muy importante sobre el sentido y significado de nuestra fe cristiana. Nuestra fe nos es precisa y solamente una doctrina en la que creemos. La Palabra de Dios no es una doctrina, sino una persona: Jesús. En él la Palabra de Dios y sus promesas se vuelven vivas. El Hijo de Dios se hace nuestro hermano y centro de nuestras vidas. En Jesús, Dios Padre nos revela quién es él: un Dios que ama, un Dios que salva, cercano a su pueblo. Por medio de Jesús, Dios nos vincula a sí mismo y él se vincula a nosotros.: comparte plenamente nuestra vida. Por medio de y con Jesús podemos responder al amor de Dios en fiel entrega a Dios y los unos a los otros. Celebremos todo esto con Jesús.

Oración
Roguemos para que la palabra de Dios esté viva en nosotros hoy. (Pausa)… Oh Dios nuestro, siempre fiel: Tú te das a conocer y nos hablas por medio de Jesucristo, que es tu imagen visible y tu Palabra de vida. Abre nuestros oídos y nuestros corazones, para que sepamos recibir tu Palabra y guardarla. Que tu Palabra se haga carne en nosotros, también en nuestras palabras de paz y verdad y en nuestras obras de justicia y amor, de amistad y de humilde servicio. Que ojalá sea ésta la manera por la que los hombres reconozcan que tu Hijo vive en medio de nosotros hoy, y así te alaben a ti por los siglos de los siglos. Amen 

VIERNES 26 – SAN ESTEBAN, PROTOMARTIR, fiesta
Lectura del santo evangelio según san Mateo 10,17-22 
En aquel tiempo, dijo Jesús a sus apóstoles: «No os fiéis de la gente, porque os entregarán a los tribunales, os azotarán en las sinagogas y os harán comparecer ante gobernadores y reyes, por mi causa; así daréis testimonio ante ellos y ante los gentiles. Cuando os arresten, no os preocupéis de lo que vais a decir o de cómo lo diréis: en su momento se os sugerirá lo que tenéis que decir; no seréis vosotros los que habléis, el Espíritu de vuestro Padre hablará por vosotros. Los hermanos entregarán a sus hermanos para que los maten, los padres a los hijos; se rebelarán los hijos contra sus padres, y los matarán. Todos os odiarán por mi nombre; el que persevere hasta el final se salvará.» Palabra del Señor. Gloria a Ti, Señor, Jesús.

Reflexión
Desde el mismísimo comienzo de su existencia, la Iglesia sufrió persecución, como su fundador Jesús. San Esteban era de origen griego y pagano, y, a pesar de ello,  muy respetado en la joven Iglesia de Jerusalén. Como Jesús, murió perdonando a sus perseguidores, y se entregó confiadamente, hasta cuando estaba espirando, en las manos de Dios. Era uno de los siete diáconos que asistían a los apóstoles, particularmente en el ministerio del servicio a los pobres. Los Hechos de los Apóstoles le describen como “lleno de fe y del Espíritu Santo” y “lleno de fortaleza”.

Oración
Señor Dios nuestro: Honramos hoy la memoria de San Esteban, el primer mártir de tu joven Iglesia. Danos la gracia de ser buenos testigos, como él, llenos de fe y del Espíritu Santo, hombres y mujeres que estemos llenos de fortaleza, ya que nos esforzamos por vivir la vida de Jesús. Danos una gran confianza para vivir y morir en tus manos. Y que, como Esteban,  sepamos rogar por los que nos hieren u ofenden para que tú nos perdones a todos, tanto a ellos como a nosotros. Te lo pedimos por medio de Jesucristo nuestro Señor. Amen 

SABADO 27 – SAN JUAN, APOSTOL Y EVANGELISTA, fiesta
Lectura del santo evangelio según san Juan 20,2-8
El primer día de la semana, María Magdalena echó a correr y fue donde estaba Simón Pedro y el otro discípulo, a quien tanto quería Jesús, y les dijo: «Se han llevado del sepulcro al Señor y no sabemos dónde lo han puesto.» Salieron Pedro y el otro discípulo camino del sepulcro. Los dos corrían juntos, pero el otro discípulo corría más que Pedro; se adelantó y llegó primero al sepulcro; y, asomándose, vio las vendas en el suelo; pero no entró. Llegó también Simón Pedro detrás de él y entró en el sepulcro: vio las vendas en el suelo y el sudario con que le habían cubierto la cabeza, no por el suelo con las vendas, sino enrollado en un sitio aparte. Entonces entró también el otro discípulo, el que había llegado primero al sepulcro; vio y creyó. Palabra del Señor. Gloria a Ti, Señor, Jesús.
Reflexión
Íntimo del Señor, obsesionado con el amor. Éstos pueden ser muy bien los rasgos propios de Juan el Evangelista. Él había experimentado en su propia persona lo que significa ser amado por Jesús y, a cambio, amarle. ¡Y Jesús era el Señor, el Hijo de Dios!  En la etapa última de su vida estaba sanamente obsesionado por el amor, como su evangelio y su primera carta nos revelan. Era el hombre que predicaba amor; las palabras que usaba, la urgencia e insistencia con que hablaba no pueden venir sino de un hombre que vivió profundamente ese amor y que sintió que ése debía ser también el distintivo de los seguidores de Jesús y de las comunidades cristianas.

Oración
Señor Dios nuestro, tú eres amor, el amor mismo personificado. Sabemos que tú nos amaste primero antes de que nosotros pudiéramos nunca amarte. Te pedimos que la experiencia inolvidable de tu “querido apóstol” Juan llegue también a ser nuestra profunda y perenne experiencia. Que el amor que nos has mostrado en tu Hijo Jesucristo nos mueva, a cambio, a amarte muy profundamente, y que este amor se derrame sobre todos los hermanos que encontremos en nuestra vida. Te lo pedimos por Cristo nuestro Señor. Amen 

DOMINGO 28 – LA SAGRADA FAMILIA, fiesta
Primera lectura
Eclesiástico 3,2-6.12-14

Salmo
Sal 127,1-2.3.4-5

Segunda lectura
San Pablo a los Colosenses 3,12-21

Evangelio
San Mateo 2,13-15.19-23

LUNES 29 – OCTAVA DE NAVIDAD
Lectura del santo evangelio según san Lucas 2,22-35
Cuando llegó el tiempo de la purificación, según la ley de Moisés, los padres de Jesús lo llevaron a Jerusalén, para presentarlo al Señor, de acuerdo con lo escrito en la ley del Señor: "Todo primogénito varón será consagrado al Señor", y para entregar la oblación, como dice la ley del Señor: "un par de tórtolas o dos pichones." Vivía entonces en Jerusalén un hombre llamado Simeón, hombre justo y piadoso, que aguardaba el consuelo de Israel; y el Espíritu Santo moraba en él. Había recibido un oráculo del Espíritu Santo: que no vería la muerte antes de ver al Mesías del Señor. Impulsado por el Espíritu, fue al templo. Cuando entraban con el niño Jesús sus padres para cumplir con él lo previsto por la ley, Simeón lo tomó en brazos y bendijo a Dios diciendo: "Ahora, Señor, según tu promesa, puedes dejar a tu siervo irse en paz. Porque mis ojos han visto a tu Salvador, a quien has presentado ante todos los pueblos: luz para alumbrar a las naciones y gloria de tu pueblo Israel. “Su padre y su madre estaban admirados por lo que se decía del niño. Simeón los bendijo, diciendo a María su madre: "Mira, éste está puesto para que muchos en Israel caigan y se levanten; será como una bandera discutida: así quedará clara la actitud de muchos corazones. Y a ti, una espada te traspasará el alma.” Palabra del Señor. Gloria a Ti, Señor, Jesús.

Reflexión
El viejo Simeón esperaba este momento con ansias por toda su vida, Jesús hecho hombre para que todos los hombres lleguen a Dios. Nosotros los creyente disfrutamos de la salvación que tantos hombre y mujeres del Antigua Testamento deseaban encontrar. Tu Señor vive en medio de tu pueblo, un pueblo que espera, desea y cree en ti.

Oración
Señor Dios Omnipotente escúchanos cuando oramos y te pedimos por las necesidades y salvación de  todos nuestros hermanos, haz que te reconozcamos como el único señor y salvador de todos los hombres. Amen  

MARTES 30 – OCTAVA DE NAVIDAD 
Lectura del santo evangelio según san Lucas 2, 36-40
En aquel tiempo, había una profetisa, Ana, hija de Fanuel, de la tribu de Aser. Era una mujer muy anciana; de jovencita había vivido siete años casada, y luego viuda hasta los ochenta y cuatro; no se apartaba del templo día y noche, sirviendo a Dios con ayunos y oraciones. Acercándose en aquel momento, daba gracias a Dios y hablaba del niño a todos los que aguardaban la liberación de Jerusalén. Y cuando cumplieron todo lo que prescribía la ley del Señor, se volvieron a Galilea, a su ciudad de Nazaret. El niño iba creciendo y robusteciéndose, y se llenaba de sabiduría; y la gracia de Dios lo acompañaba. Palabra del Señor. Gloria a Ti, Señor, Jesús.

Reflexión
El servicio de todos los creyentes construye una comunidad fuerte en el amor, perdón y la misericordia. Señor Jesús, nuestra comunidad de los Discípulos de Emaús quiere servirte con generosidad y amor, permítenos ser verdaderos misioneros de la amistad que ofreces a los hombres y mujeres de todos los tiempos.

Oremos
Hoy venimos ante ti Señor, escúchanos cuando te invocamos y haz que nuestras comunidades vivan en más plenitud el evangelio, amándonos y sirviéndonos en tu nombre santísimo. Amen.
   
MIERCOLES 31 – OCTAVA DE NAVIDAD 
Lectura del santo evangelio según san Juan 1, 1-18 
En el principio ya existía la Palabra, y la Palabra estaba junto a Dios, y la Palabra era Dios. La Palabra en el principio estaba junto a Dios. Por medio de la Palabra se hizo todo, y sin ella no se hizo nada de lo que se ha hecho. En la Palabra había vida, y la vida era la luz de los hombres. La luz brilla en la tiniebla, y la tiniebla no la recibió. Surgió un hombre enviado por Dios, que se llamaba Juan: éste venía como testigo, para dar testimonio de la luz, para que por él todos vinieran a la fe. No era él la luz, sino testigo de la luz. La Palabra era la luz verdadera, que alumbra a todo hombre. Al mundo vino, y en el mundo estaba; el mundo se hizo por medio de ella, y el mundo no la conoció. Vino a su casa, y los suyos no la recibieron. Pero a cuantos la recibieron, les da poder para ser hijos de Dios, si creen en su nombre. Éstos no han nacido de sangre, ni de amor carnal, ni de amor humano, sino de Dios. Y la Palabra se hizo carne y acampó entre nosotros, y hemos contemplado su gloria: gloria propia del Hijo único del Padre, lleno de gracia y de verdad. Juan da testimonio de él y grita diciendo: "Éste es de quien dije: "El que viene detrás de mí pasa delante de mí, porque existía antes que yo."" Pues de su plenitud todos hemos recibido, gracia tras gracia. Porque la Ley se dio por medio de Moisés, la gracia y la verdad vinieron por medio de Jesucristo. A Dios nadie lo ha visto jamás: Dios Hijo único, que está en el seno del Padre, es quien lo ha dado a conocer. Palabra del Señor. Gloria a Ti, Señor, Jesús.

Reflexión
La Palabra Eterna Cristo Jesús, es el Alfa y Omega, principio y fin de todo, en Él nos movemos, vivimos y existimos. Te damos gracias Señor por todo un año de amor y misericordia para tu pueblo y, te pedimos que en el año nuevo no te olvide de nosotros.

Oración
Al finalizar este año, ¿Qué motivos tengo para agradecerle a Dios? ___________________________
_________________________________________________________________________________
_________________________________________________________________________________
_________________________________________________________________________________
_________________________________________________________________________________
_________________________________________________________________________________
   





Semana a Semana en La Parroquia

Diciembre: Nos ha nacido el Salvador, el Mesías, el Señor

PRIMERA SEMANA (1 – 6 de Diciembre)

Jueves 4 - Hora Santa 
5:30 p.m
Viernes 5 - Hora Santa – Consagración al Sagrado Corazón de Jesús
5:30 p.m
- Encuentro de Parejas
7:30 p.m
Sábado 6 Rosario de Aurora
6:00 a.m

SEGUNDA SEMANA (7 - 13 de Diciembre) 

Domingo 7 - Primeras Comuniones
10:00 a.m – C.C. Hayuelos

- Noche de Velitas (Fogata y canelazo)
Parque Nueva Modelia
Sector los Tres Elefantes
La Felicidad- Sector Calle 13

Lunes 8 - Inmaculada Concepción de María
- Primeras Comuniones
10:00 a.m – Centro Parroquial
- Eucaristías
Centro Parroquial
8:00 a.m – 10:00 a.m – 6:30 p.m
La Felicidad
12:00 m

Jueves 11 - Hora Santa 
5:30 p.m

Viernes 12 Nuestra Señora de Guadalupe

NOVENA DE NAVIDAD (16-24 de Diciembre)

Centro Parroquial - Eucaristía y Novena
5:30 a.m  y 6:30 p.m

Durante estos días no habrá misa a las 7:00a.m


Sectores y conjuntos Pueden solicitar el acompañamiento de uno de los sacerdotes en el Despacho Parroquial.

Horarios disponibles para la novena:
6:00 p.m – 7:30 p.m y 8:00 p.m

Bendición de pesebres en los hogares Pueden solicitar el acompañamiento de uno de los sacerdotes en el Despacho Parroquial.

Martes 16 a Martes 23
Excepto el 21 de Diciembre

Miércoles 24 Celebración de la Eucaristía:
Centro Parroquial
5:30 a.m
8:00 p.m

La Felicidad – Sector Calle 13
7:00 p.m

La Felicidad – Los Tres Elefantes
9:00 p.m

CUARTA SEMANA (25 – 27  de Diciembre)

Jueves 25 Celebración de la Eucaristía:
Centro Parroquial
11:00 a.m
6:30 p.m

La Felicidad – Calle 13
11:00 a.m

QUINTA SEMANA (28 de diciembre- 1 de Enero de 2015)
Miércoles 31 Centro Parroquial
Eucaristía
7:00 a.m y 8:30 p.m

Exposición del Santísimo
7:30 p.m

La Felicidad – Los Tres Elefantes
5:00 p.m

La Felicidad – Sector Calle 13
6:00 p.m
Jueves 1 de enero Centro Parroquial
11:00 a.m y 6:30 p.m

La Felicidad- Sector Calle 13
12:00m






















No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Horarios y Servicios Parroquiales

Horarios y Servicios Parroquiales