CARTILLA DE REFLEXIÓN


 LA PALABRA QUE SIEMBRA LA PAZ

Voy a escuchar lo que dice el Señor: «Dios anuncia la paz a su pueblo y a sus amigos y a los que se convierten de corazón». La salvación está ya cerca de sus fieles, y la gloria habitará en nuestra tierra; la misericordia y la fidelidad se encuentran, la justicia y la paz se besan.
Salmo 84, 9-11

Sin lugar a dudas, la Palabra de Dios siempre tendrá algo novedoso    que decir a los hombres y mujeres que con fe, se acercan a ella para escuchar lo que Nuestro Señor quiere de sus vidas. Y es que si bien Dios ya se manifestó plenamente en su Hijo, Palabra eterna encarnada, y nos comunicó todo lo que tenía por decirnos, su eficacia es tal, que continúa y continuará iluminando cada una de las decisiones de quienes nos acogemos a ella.

La Iglesia nos invita durante este mes a devolverle el gran valor que tiene la Sagrada Escritura para los creyentes; porque, más allá de contar con una u otra versión de la Biblia en nuestra casa, lo que interesa es que la leamos y meditemos diariamente, reconociendo que en ella Dios mismo está hablando. El salmista nos dice: voy a escuchar lo que dice el Señor…hay en él una inquietud, una disposición, un deseo de encuentro y de diálogo. ¿Cómo escuchar a Dios? - Nos solemos preguntar-. Leyendo la Biblia. Pero, ¿Qué me dice Dios? Bueno, lo primero es que Él viene a traer la paz a nuestros corazones, allí donde en ocasiones abunda el desorden y hay contrariedades. Lo segundo que nos pide es convertirnos, es decir, a volver la mirada a Dios, que Él sea el único criterio de nuestras vidas. Todo esto habiendo pedido la Luz del Espíritu Santo.

Los efectos para quien medita la Palabra nos los da el salmista: la gloria habitará en nuestra tierra. Su amistad estará con nosotros y de ello brotará del corazón de Dios su misericordia y su paz. En este mes también se nos invita a reflexionar en torno a la paz y con ella, al perdón, la reparación, la reconciliación y la justicia. Cuando nos acercamos a la Palabra ella es capaz de transformar nuestras realidades personales y sociales.

¡Construyendo una comunidad de Discípulos Misioneros!

S E P T I E M B R E   D E   2 0 1 4


Esquema de oración para todos los días

1. Comienzo de la oración:

Preparemos el diálogo con Dios nuestro amigo.
·        Pienso primero que Dios está presente. Muy cerca de mí, dentro de mí.
·        Y me siento agradecido y acogido por su Presencia.
·        Pausadamente digo: en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén

2. Oración preparatoria:

Danos Señor la gracia que viene de ti;
que te podamos en todo amar y servir.
Cada intención, cada acción, y toda operación,
esté encaminada, a alabar
y servir
a ti Dios del amor.
San Ignacio de Loyola,
Ejercicios Espirituales Nº 46.

3. Petición:

Es una expresión sencilla del movimiento de Dios en cada persona, eso lo vuelvo petición. Demandar a Dios nuestro Señor lo que quiero y deseo. Le pido a Dios que me ayude a entender el mensaje que Él me quiere transmitir con esta palabra tan especial para mi vida; que entienda bien que me hace una invitación muy particular para orar.

4. Meditación del día

Puedo leer algo de la Biblia, la vida de un santo, una lectura espiritual, un documento de la Iglesia, etc. En este caso podrás encontrar una cita bíblica de la liturgia de la Palabra diaria y uno o dos versículos de la misma como propuesta de meditación.

5. Para Reflexionar:

Me dejo tocar por la palabra de Dios que hoy también se dirige a mí.
·        Me convenzo de que es Dios quien me habla de amor. Ante esta confidencia que Dios me hace, guardo silencio y escucho lo que Él me dice.
·        Reflexiono, reviso un poco mi vida para ver cómo me he portado con Dios.

6. Conversación: Diálogo íntimo entre la persona orante y Dios.

El coloquio se hace propiamente hablando, así como un amigo habla con otro comunicando sus cosas, y queriendo consejo de ellas”. Hablo con Dios, con Jesús, con María… les hablo de cómo me siento en este comienzo de mes, de lo que necesito más para hacer bien esta experiencia de vida. Ésta es una conversación íntima, cariñosa, muy personal. Termino con un Padre Nuestro, o una Ave María o una Salve.

7. Evaluación de la oración.

Parte clave del proceso. ¿Cómo me fue? Reviso el espacio, ¿fue adecuado?, ¿Qué puedo mejorar? El tiempo, el momento del día, la disposición interior, la reflexión de la oración.

Lo importante: ¿Algún movimiento interior de Dios? ¿Alguna indicación que me comunica esperanza, paz, más entrega; alguna idea de reconciliación, algún propósito? ¿Alguna consideración para mi propia historia de vida, para mi trabajo, mi hogar, etc.?

También puedo sentirme intranquilo, árido, sin ganas de hacer oración; todo esto lo vas anotando para cuando tengas la oportunidad de compartirlo con alguien. 

8. Oración Final
Te invitamos para que cada día al terminar la oración, te encomiendes a la protección de uno de los santos arcángeles:

Al sexto mes fue enviado por Dios el ángel Gabriel a una ciudad de Galilea, llamada Nazaret, a una virgen desposada con un hombre llamado José, de la casa de David; el nombre de la virgen era María. Y entrando, le dijo: «Alégrate, llena de gracia, el Señor está contigo.»                                  Lucas 1, 26-28

Oración:
Dios Señor nuestro, imploramos tu clemencia para que habiendo conocido tu Encarnación por el anuncio del arcángel San Gabriel, con el auxilio suyo consigamos también sus beneficios. Por Jesucristo nuestro Señor. Amén.

Entonces se entabló una batalla en el cielo: Miguel y sus Ángeles combatieron con el Dragón. También el Dragón y sus Ángeles combatieron, pero no prevalecieron y no hubo ya en el cielo lugar para ellos.
Apocalipsis 12, 7-8

Oración:
Oh gloriosísimo San Miguel Arcángel, príncipe y caudillo de los ejércitos celestiales, custodio y defensor de las almas, guarda de la Iglesia, que Jesucristo quiso fundar. Humildemente te rogamos, te dignes librar de todo mal a los que a ti recurrimos con confianza; que tu favor nos ampare, tu fortaleza nos defienda y que, mediante tu incomparable protección adelantemos cada vez más en el servicio del Señor. Por Jesucristo Nuestro Señor.  Amén.


«Yo soy Rafael, uno de los siete ángeles que están siempre presentes y tienen entrada a la Gloria del Señor».   Tobías 12, 15

Oración
Arcángel San Rafael, que dijiste: «Bendecid a Dios todos los días y proclamad sus beneficios. Practicad el bien y no tropezaréis en el mal. Buena es la oración con ayuno, y hacer limosna mejor que atesorar oro», te suplico me acompañes en todos mis caminos y me alcances gracias para seguir tus consejos. Por Jesucristo Nuestro Señor. Amén.
        
LECTURA ORANTE DE LA PALABRA  

LUNES 1
Sal 118,97.98.99.100.101.102

Antífona: ¡Cuánto amo tu voluntad, Señor!

¡Cuánto amo tu voluntad!: todo el día estoy meditando. R/.
Tu mandato me hace más sabio que mis enemigos, siempre me acompaña. R/.
Soy más docto que todos mis maestros, porque medito tus preceptos. R/.
Soy más sagaz que los ancianos, porque cumplo tus leyes. R/.
Aparto mi pie de toda senda mala, para guardar tu palabra. R/.
No me aparto de tus mandamientos, porque tú me has instruido. R/.

Reflexión
A lo largo de este mes la Iglesia nos invita a tener especial dedicación a la Palabra de Dios; resulta por lo tanto, muy propicias estas palabras del salmista, quien, teniendo un contacto permanente con Dios a través de su Palabra, nos muestra los efectos que ésta es capaz de generar.

Oración
Al comenzar este noveno mes del año, renuevo mi confianza y mi amor por Ti, Padre. Sé que todos los días tendrás un palabra oportuna para dirigirme; dame la luz de tu Santo Espíritu para entenderla, guardarla y llevarla a mi vida. Amén.
Antífona: El Señor es justo en todos sus caminos.

MARTES 2
Sal 144, 8-9. 10-11. 12-13ab. 13cd-14

Antífona: El Señor es justo en todos sus caminos.

El Señor es clemente y misericordioso, lento a la cólera y rico en piedad; el Señor es bueno con todos, es cariñoso con todas sus criaturas. R/.
Que todas tus criaturas te den gracias, Señor, que te bendigan tus fieles; que proclamen la gloria de tu reinado, que hablen de tus hazañas. R/.
Explicando tus hazañas a los hombres, la gloria y majestad de tu reinado. Tu reinado es un reinado perpetuo, tu gobierno va de edad en edad. R/.
El Señor es fiel a sus palabras, bondadoso en todas sus acciones. El Señor sostiene a los que van a caer, endereza a los que ya se doblan. R/.

Reflexión
Este salmo nos da una de las claves que nos permite tener un adecuado acercamiento a la Palabra de Dios: su finalidad no es juzgar ni profetizar catástrofes como castigo al pecado de los hombres y de las mujeres. Su finalidad es transmitirnos el llamado de amor que Dios nos hace a estar junto a Él.

Oración
Que tu Palabra inspire cada momento de esta jornada para que todo lo que haga sea una respuesta de amor por Ti. Háblame Señor a lo largo de este día. Amén.

MIÉRCOLES 3 – SAN GREGORIO MAGNO- PAPA Y DOCTOR DE LA IGLESIA
Sal 32,12-13.14-15.20-21

Antífona: Dichoso el pueblo que el Señor se escogió como heredad.

Dichosa la nación cuyo Dios es el Señor, el pueblo que él se escogió como heredad. El Señor mira desde el cielo, se fija en todos los hombres. R/.
Desde su morada observa a todos los habitantes de la tierra: él modeló cada corazón, y comprende todas sus acciones. R/.
Nosotros aguardamos al Señor: él es nuestro auxilio y escudo; con él se alegra nuestro corazón, en su santo nombre confiamos. R/.

Reflexión
Cuánto más transparente es nuestro corazón más fácil resulta entender lo que Dios quiere de nosotros y poderlo aplicar en la vida. Dios conoce tanto lo que pensamos como lo que sentimos; no le pongamos barreras a su llamada.

Oración
Me has llamado desde mi nacimiento para estar contigo; sé que me conoces mejor de lo que yo mismo(a) me conozco; por eso, dame un corazón limpio, que unido al tuyo, pueda proclamar a los demás tu caridad. Amén.

JUEVES 4
Sal 23,1-2.3-4ab.5-6

Antífona: Del Señor es la tierra y cuanto la llena

Del Señor es la tierra y cuanto la llena, el orbe y todos sus habitantes: él la fundó sobre los mares, él la afianzó sobre los ríos. R/.
¿Quién puede subir al monte del Señor? ¿Quién puede estar en el recinto sacro? El hombre de manos inocentes y puro corazón, que no confía en los ídolos. R/.
Ése recibirá la bendición del Señor, le hará justicia el Dios de salvación. Éste es el grupo que busca al Señor, que viene a tu presencia, Dios de Jacob. R/.

Reflexión
Por las Sagradas Escrituras sabemos que Dios es el creador de todo cuanto existe; por el bautismo, Dios nos ha hecho su posesión; le pertenecemos, somos de Él. Es por ello, que nuestra confianza no debería estar puesta en nadie más que en Él. ¿Acaso podemos tener un mejor Padre?

Oración
Que hoy me gloríe de ser tu hijo(a); que hoy mi vida resplandezca de alegría porque te pertenezco y eso garantiza que soy bendecido(a). Tengo certeza que me das lo que me conviene. Amén.

VIERNES 5
Sal 36,3-4.5-6.27-28.39-40

Antífona: El Señor es quien salva a los justos

Confía en el Señor y haz el bien, habita tu tierra y practica la lealtad; sea el Señor tu delicia, y él te dará lo que pide tu corazón. R/.
Encomienda tu camino al Señor, confía en él, y él actuará: hará tu justicia como el amanecer,  tu derecho como el mediodía. R/.
Apártate del mal y haz el bien, y siempre tendrás una casa; porque el Señor ama la justicia y no abandona a sus fieles. R/.
El Señor es quien salva a los justos, él es su alcázar en el peligro; el Señor los protege y los libra, los libra de los malvados y los salva porque se acogen a él. R/

Reflexión
Como bálsamo que alivia nuestras heridas son estas palabras del salmo 36. Dos caminos: el bien y el mal; para aquellos que perseveren en el bien, se les abrirá las puertas de la bendición de Dios. Sólo Dios basta.

Oración
Te encomiendo este día, Señor Jesús, para que a lo largo de él camine según tu santa voluntad. Pongo mi confianza en ti porque sé que sólo en ti está mi felicidad. Bendíceme, Señor. Amén.
.
SÁBADO 6
Sal 144,17-18.19-20.21

Antífona: Cerca está el Señor de los que lo invocan

El Señor es justo en todos sus caminos, es bondadoso en todas sus acciones; cerca está el Señor de los que lo invocan, de los que lo invocan sinceramente. R/.
Satisface los deseos de sus fieles, escucha sus gritos, y los salva. El Señor guarda a los que lo aman, pero destruye a los malvados. R/.
Pronuncie mi boca la alabanza del Señor, todo viviente bendiga su santo nombre por siempre jamás. R/.

Reflexión
Cuando tengo un constante encuentro con Dios por medio de su Palabra, toda mi vida se va revistiendo de Él; hasta mi manera de hablar y lo que digo comienza a ser diferente. Mis palabras dejan de ser de maldición y se transforman en bendición. Dios camina a mi lado porque le invoco con lo que soy y con lo que hago.

Oración
Concluyo esta semana haciendo una oración personal y la escribo en este espacio:
_____________________________________________________________________
_____________________________________________________________________
_____________________________________________________________________
_____________________________________________________________________
_____________________________________________________________________
_____________________________________________________________________

DOMINGO 7 – XXIII DEL TIEMPO ORDINARIO – INICIO DE LA SEMANA POR LA PAZ

Primera Lectura:
Lectura de la profecía de Ezequiel 33,7-9

Salmo 94,1-2.6-7.8-9

Segunda Lectura:
Romanos 13,8-10

Evangelio:
Mateo 18,15-20


LUNES 8 – NACIMIENTO DE LA SANTÍSIMA VIRGEN
A lo largo de esta semana, lo(a) invitamos para que con nuestra oración y con nuestras acciones nos unamos a esta iniciativa que, desde hace ya varios años atrás, varias entidades católicas han venido impulsando. Es por eso que, para esta semana en el espacio de la Reflexión habrá una acción que se nos invita a realizar para cada día.

Sal 5
Antífona: Señor, guíame con tu justicia

Tú no eres un Dios que ame la maldad, ni el malvado es tu huésped, ni el arrogante se mantiene en tu presencia. R/.
Detestas a los malhechores, destruyes a los mentirosos; al hombre sanguinario y traicionero lo aborrece el Señor. R/.


Que se alegren los que se acogen a ti, con júbilo eterno; protégelos, para que se llenen de gozo los que aman tu nombre. R/.

Acción
Evitaré juzgar a los demás precipitadamente desde mis prejuicios y les daré la oportunidad de escucharlos y atenderlos como corresponde.

Oración
Di Ti, Señor, procede la verdadera justicia y con razón me enseñas a juzgar como tú lo haces. Robustece la semilla del amor que has puesto en mí, para que lejos de todo prejuicio, te ame a Ti, mi Señor, en mis hermanos. Amén

MARTES 9 – SAN PEDRO CLAVER
Sal 149,1-2.3-4.5-6a.9b

Antífona: El Señor ama a su pueblo

Cantad al Señor un cántico nuevo, resuene su alabanza en la asamblea de los fieles; que se alegre Israel por su Creador, los hijos de Sión por su Rey. R/.
Alabad su nombre con danzas, cantadle con tambores y cítaras; porque el Señor ama a su pueblo y adorna con la victoria a los humildes. R/.
Que los fieles festejen su gloria y canten jubilosos en filas: con vítores a Dios en la boca; es un honor para todos sus fieles. R/.

Acción
Valoraré y reconoceré los talentos y las capacidades de los demás, evitando sobresalir y ser el centro de atención.

Oración
Padre, tu adornaste a San Pedro Claver con la virtud de la humildad llevándolo a ponerse al servicio de los pobres, enfermos y marginados; dame esa misma virtud para que mis días de vida estén llenos de felicidad y libres de toda amargura. Amén.

MIÉRCOLES 10
Sal 44,11-12.14-15.16-17
R/. Escucha, hija, mira: inclina el oído

Escucha, hija, mira: inclina el oído, olvida tu pueblo y la casa paterna; prendado está el rey de tu belleza: póstrate ante él, que él es tu Señor. R/.
Ya entra la princesa, bellísima, vestida de perlas y brocado; la llevan ante el rey, con séquito de vírgenes, la siguen sus compañeras. R/.
Las traen entre alegría y algazara, van entrando en el palacio real. «A cambio de tus padres, tendrás hijos, que nombrarás príncipes por toda la tierra.» R/.

Acción
Dedicaré un tiempo de este día para escuchar a quien se acerque a comentarme un problema o una situación difícil.

Oración
Reviste mi vida Señor Jesús, con la belleza que no se corrompe, que no termina; pon en mi corazón sentimientos de servicio y de solidaridad con los que pueda disponerme a escucharte a través de quienes están solos y deprimidos. Amén.

JUEVES 11
Sal 138,1-3.13-14ab.23-24

R/. Guíame, Señor, por el camino eterno

Señor, tú me sondeas y me conoces; me conoces cuando me siento o me levanto, de lejos penetras mis pensamientos; distingues mi camino y mi descanso, todas mis sendas te son familiares. R/.
Tú has creado mis entrañas, me has tejido en el seno materno. Te doy gracias, porque me has escogido portentosamente, porque son admirables tus obras. R/.
Señor, sondéame y conoce mi corazón, ponme a prueba y conoce mis sentimientos, mira si mi camino se desvía, guíame por el camino eterno. R/.

Acción
Sacaré un tiempo de esta jornada para asistir a una capilla o templo donde esté expuesto el Santísimo y ofreceré una oración por la paz del Medio Oriente.

Oración
Guía Señor a los pueblos que han perdido el respeto por la vida y han intercambiado su bienestar y dignidad, por sentimientos de odio y de venganza. Asístelos con tu Santo Espíritu para que puedan volver al camino que conduce hacia la eternidad bienaventurada. Amén.

VIERNES 12 – SANTO NOMBRE DE LA SANTÍSIMA VIRGEN MARÍA
Sal 83,3.4.5-6.12

Antífona: ¡Qué deseables son tus moradas, Señor de los ejércitos!

Mi alma se consume y anhela los atrios del Señor, mi corazón y mi carne retozan por el Dios vivo. R/.
Hasta el gorrión ha encontrado una casa; la golondrina, un nido donde colocar sus polluelos: tus altares, Señor de los ejércitos, Rey mío y Dios mío. R/.
Dichosos los que viven en tu casa, alabándote siempre. Dichosos los que encuentran en ti su fuerza al preparar su peregrinación. R/.
Porque el Señor es sol y escudo, él da la gracia y la gloria; el Señor no niega sus bienes a los de conducta intachable. R/.

Acción
Tomo la iniciativa de ofrecer disculpas en los malentendidos que se puedan presentar en este día.

Oración
Señor, haz de mi un instrumento de tu paz. Que allá donde hay odio, yo ponga el amor. Que allá donde hay ofensa, yo ponga el perdón. Que allá donde hay discordia, yo ponga la unión. Que allá donde hay error, yo ponga la verdad. Que allá donde hay duda, yo ponga la Fe. Que allá donde desesperación, yo ponga la esperanza. Que allá donde hay tinieblas, yo ponga la luz. Que allá donde hay tristeza, yo ponga la alegría. Oh Señor, que yo no busque tanto ser consolado, cuanto consolar, ser comprendido, cuanto comprender, ser amado, cuanto amar. Porque es dándose como se recibe, es olvidándose de sí mismo como uno se encuentra a sí mismo, es perdonando, como se es perdonado, es muriendo como se resucita a la vida eterna. Amén  (Oración atribuida a San Francisco de Asís)

SÁBADO 13 – SAN JUAN CRISÓSTOMO
Sal 115,12-13.17-18

R/. Te ofreceré, Señor, un sacrificio de alabanza

¿Cómo pagaré al Señor todo el bien que me ha hecho? Alzaré la copa de la salvación, invocando su nombre. R/.
Te ofreceré un sacrificio de alabanza, invocando tu nombre, Señor. Cumpliré al Señor mis votos en presencia de todo el pueblo. R/.

Acción
Ofreceré una eucaristía por una persona a la que haya ofendido.
Oración
Concluyo esta Semana por la Paz, haciendo una oración espontánea: 
_____________________________________________________________________
_____________________________________________________________________
_____________________________________________________________________
_____________________________________________________________________
_____________________________________________________________________
_____________________________________________________________________

DOMINGO 14 – XX DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO

Primera Lectura:
Eclesiástico 27,33–28,9

Salmo 102,1-2.3-4.9-10.11-12

Segunda Lectura:
Romanos 14,7-9

Evangelio:
Mateo 18,21-35

LUNES 15 – NUESTRA SEÑORA DE LOS DOLORES
Sal 39, 7-8a. 8b-9.10.17

Antífona: Proclamad la muerte del Señor, hasta que vuelva

Tú no quieres sacrificios ni ofrendas, y, en cambio, me abriste el oído; no pides sacrificio expiatorio, entonces yo digo: «Aquí estoy.» R/.
«Como está escrito en mi libro para hacer tu voluntad.» Dios mío, lo quiero, y llevo tu ley en las entrañas. R/.
He proclamado tu salvación ante la gran asamblea; no he cerrado los labios: Señor, tú lo sabes. R/.
Alégrense y gocen contigo todos los que te buscan; digan siempre: «Grande es el Señor» los que desean tu salvación. R/.

Reflexión
Cuando abrimos nuestro oído a la Palabra que Dios quiere dirigirnos, nuestra vida se va llenando de razones para creer y para amar a Dios y en consecuencia, todo lo que somos comienza a hablar de Él, pues nos volvemos testigos de su amor.

Oración
Que no me canse, Señor, de proclamar tu Palabra con mi forma de vivir; sé que las propuestas del facilismo y el relativismo me resultan tan seductoras…pero sólo en tu Palabra encuentro el camino de realización por eso te ofrezco un sacrificio de amor en este día… (Pienso en un gesto de amor a Dios y a los demás que podría hacer en esta jornada).

MARTES 16
Sal 99

Antífona: Somos su pueblo y ovejas de su rebaño

Aclama al Señor, tierra entera, servid al Señor con alegría, entrad en su presencia con vítores. R/.
Sabed que el Señor es Dios: que él nos hizo y somos suyos, su pueblo y ovejas de su rebaño. R/.
Entrad por sus puertas con acción de gracias, por sus atrios con himnos, dándole gracias y bendiciendo su nombre. R/.
«El Señor es bueno, su misericordia es eterna, su fidelidad por todas las edades.» R/.

Reflexión
Podríamos ponerle un signo de interrogación a la antífona de este salmo para detenernos a pensar en lo que estamos diciendo. Si somos su pueblo y ovejas de su rebaño es porque estamos identificados con la persona de Jesucristo, es decir, porque le conocemos y le escuchamos con frecuencia en su Palabra…

Oración
Señor Jesús, Palabra encarnada del Padre, tú me has manifestado lo que quieres de mi en tu Palabra y como verdadero pastor me has abierto el camino para que vaya detrás de Ti; concédeme ser fiel a tu voz y al llamado de santidad que me has hecho. Amén.

MIÉRCOLES 17 – SAN ROBERTO BELARMINO

Sal 32

R/. Dichoso el pueblo que el Señor se escogió como heredad

Dad gracias al Señor con la cítara, tocad en su honor el arpa de diez cuerdas; cantadle un
cántico nuevo, acompañando los vítores con bordones. R/.
Que la palabra del Señor es sincera, y todas sus acciones son leales; él ama la justicia y el derecho, y su misericordia llena la tierra. R/.
Dichosa la nación cuyo Dios es el Señor, el pueblo que él se escogió como heredad. Que tu misericordia, Señor, venga sobre nosotros, como lo esperamos de ti. R/.

Reflexión
¿Qué clamamos como pueblo a Dios? Su Misericordia; es decir, partimos de la humildad, del reconocernos sus creaturas, necesitados de su amor. Entonces nuestra oración se tornará diferente porque sólo el amor de Dios nos es suficiente, lo demás ya vendrá.

Oración
Una vez más me acojo a Ti Señor; una vez más reconozco mi necesidad de Ti; solo(a) no puedo; mis fuerzas son insuficientes, por eso cúbreme  de tu misericordia para no desfallecer y para poder vencer los temores que ahora me rodean y estancan mi vida. Amén.

JUEVES 18
Sal 117,1-2.16ab-17.28

R/. Dad gracias al Señor porque es bueno

Dad gracias al Señor porque es bueno, porque es eterna su misericordia. Diga la casa de Israel: eterna es su misericordia. R/.
«La diestra del Señor es poderosa, la diestra del Señor es excelsa.» No he de morir, viviré para contar las hazañas del Señor. R/.
Tú eres mi Dios, te doy gracias; Dios mío, yo te ensalzo. R/.

Reflexión
Toda nuestra vida es manifestación de la misericordia de Dios; basta con abrir los ojos de la fe para darnos cuenta. El salmista, que es sensible a esta realidad, desborda de alegría y le agradece a Dios por tantos favores que ha recibido. ¿Qué motivos tengo para agradecerle a Dios? Sigamos escribiendo el salmo con nuestras experiencias.

Oración
Te doy gracias, mi Señor, por toda la creación; la has creado para nuestro beneficio y para que a través de ella te conozcamos y te amemos. Te doy gracias por mis hermanos porque puedo encontrar en ellos tu rostro; te doy gracias por mi familia porque pues no dejas de de bendecirnos.

VIERNES 19
Sal 16,1.6-7.8.15

R/. Al despertar me saciaré de tu semblante, Señor

Señor, escucha mi apelación, atiende a mis clamores, presta oído a mi súplica, que en mis labios no hay engaño. R/.
Yo te invoco porque tú me respondes, Dios mío; inclina el oído y escucha mis palabras. Muestra las maravillas de tu misericordia, tú que salvas de los adversarios a quien se refugia a tu derecha. R/.
Guárdame como a las niñas de tus ojos, a la sombra de tus alas escóndeme. Pero yo con mi apelación vengo a tu presencia, y al despertar me saciaré de tu semblante. R/.

Reflexión
Cuánto bien nos hace a los cristianos comenzar nuestro día escuchando la Palabra de Dios. Saciarnos del semblante de Dios, significa contemplarle en cada relato de la Sagrada Escritura, permitiendo así que Él me hable. Cuando logramos esto se va suscitando un encanto especial por este encuentro; es una cita inaplazable.

Oración
Que tu santo Espíritu, divino Consolador, infunda en mi interior ese deseo permanente de encontrarme contigo, Padre, por medio de tu Hijo. Despierta en mí esa necesidad; hazme perseverar. Amén.

SÁBADO 20
Sal 55,10.11-12.13-14

R/. Caminaré en presencia de Dios a la luz de la vida

Que retrocedan mis enemigos cuando te invoco, y así sabré que eres mi Dios. R/.
En Dios, cuya promesa alabo, en el Señor, cuya promesa alabo, en Dios confío y no temo; ¿qué podrá hacerme un hombre? R/.
Te debo, Dios mío, los votos que hice, los cumpliré con acción de gracias; porque libraste mi alma de la muerte, mis pies de la caída; para que camine en presencia de Dios a la luz de la vida. R/.

Reflexión
Permitamos que sea Dios quien oriente cada sentimiento, palabra, obra, gesto… que Dios actúe en nosotros para así caminar en su presencia. Dios nos da la luz de su Palabra para no caer y para que cayendo tengamos la fuerza para levantarnos.

Oración
Concluyo esta semana escribiendo mi oración personal.
_____________________________________________________________________
_____________________________________________________________________
_____________________________________________________________________
_____________________________________________________________________
_____________________________________________________________________
_____________________________________________________________________
_____________________________________________________________________
_____________________________________________________________________
_____________________________________________________________________
_____________________________________________________________________

DOMINGO 21 – XXV DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO

Primera Lectura:
Isaías 55, 6-9

Salmo 144

Segunda Lectura:
Filipenses 1,20c-24.27ª


Evangelio: Mateo 20,1-16


LUNES 22
Sal 14,2-3ab.3cd-4ab.5

R/. El justo habitará en tu monte santo, Señor

El que procede honradamente y practica la justicia, el que tiene intenciones leales y no calumnia con su lengua. R/.
El que no hace mal a su prójimo ni difama al vecino, el que considera despreciable al impío y honra a los que temen al Señor. R/.
El que no presta dinero a usura ni acepta soborno contra el inocente. El que así obra nunca fallará. R/.

Reflexión
En nuestros días resulta muy común escuchar la palabra justicia; hace parte de nuestra cotidianidad; este salmo nos menciona varias actitudes a partir de las cuales podríamos evaluarnos sobre lo que significa ser justos. Revisemos nuestra vida a partir de ellas.

Oración
Señor, sé que esperas de mí que obre con justicia y misericordia. No te interesan mis sacrificios vacíos ni mis oraciones egocéntricas.  Deseas que sea capaz de salir de mí mismo
para ponerme en la situación de los demás; por eso te presento esta persona (digo su nombre) y esta necesidad que le preocupa (menciono la necesidad). Amén

MARTES 23 – SAN PÍO DE PIETRELCINA
Sal 118

R/. Guíame, Señor, por la senda de tus mandatos

Dichoso el que, con vida intachable, camina en la voluntad del Señor.R/.
Instrúyeme en el camino de tus decretos, y meditaré tus maravillas. R/.
Escogí el camino verdadero, deseé tus mandamientos. R/.
Enséñame a cumplir tu voluntad y a guardarla de todo corazón. R/.
Guíame por la senda de tus mandatos, porque ella es mi gozo. R/.
Cumpliré sin cesar tu voluntad, por siempre jamás. R/.

Reflexión
Pensar que salmos como estos inspiraron la vida de grandes santos y santas, como el que hoy la Iglesia recuerda, nos motiva a dar una respuesta radical, a ser generosos ante el llamado de santidad que el Señor también nos hace.

Oración
Padre, que mi amor por tu Palabra crezca de día en día; para que ella se convierta en mi único criterio de vida; por eso dame la sabiduría de tu Santo Espíritu para que me permita comprender lo que me enseñas. Amén.

MIÉRCOLES 24 – NUESTRA SEÑORA DE LAS MERCEDES
Sal 118,29.72.89.101.104.163

R/. Lámpara es tu palabra para mis pasos, Señor

Apártame del camino falso, y dame la gracia de tu voluntad. R/.
Más estimo yo los preceptos de tu boca que miles de monedas de oro y plata. R/.
Tu palabra, Señor, es eterna, más estable que el cielo. R/.
Aparto mi pie de toda senda mala, para guardar tu palabra. R/.
Considero tus decretos, y odio el camino de la mentira. R/.
Detesto y aborrezco la mentira, y almo tu voluntad. R/.

JUEVES 25
Sal 89,3-4.5-6.12-13.14.17

R/. Señor, tú has sido nuestro refugio de generación en generación

Tú reduces el hombre a polvo, diciendo: «Retornad, hijos de Adán.» Mil años en tu presencia son un ayer que pasó; una vela nocturna. R/.
Los siembras año por año, como hierba que se renueva: que florece y se renueva por la mañana, y por la tarde la siegan y se seca. R/.
Enséñanos a calcular nuestros años, para que adquiramos un corazón sensato. Vuélvete, Señor, ¿hasta cuándo? Ten compasión de tus siervos. R/.
Por la mañana sácianos de tu misericordia, y toda nuestra vida será alegría y júbilo. Baje a nosotros la bondad del Señor y haga prósperas las obras de nuestras manos. R/.

Reflexión
Consagrar las actividades del día a nuestro Señor ha sido una de las prácticas religiosas más hermosas de nuestros abuelos; y es que realmente Él hace próspero nuestro trabajo, nuestra labor en el hogar, nuestro estudio. Que él sea nuestra fuente de alegría en esta jornada que tenemos por delante.

Oración
Tu gracia Señor inspire nuestro trabajo para que todo brote de Ti como de su fuente y se dirija a Ti como a su fin. Amén.

VIERNES 26
Sal 143,1a.2abc.3-4

R/. Bendito el Señor, mi Roca

Bendito el Señor, mi Roca, mi bienhechor, mi alcázar, baluarte donde me pongo a salvo, mi escudo y mi refugio. R/.
Señor, ¿qué es el hombre para que te fijes en él?; ¿qué los hijos de Adán para que pienses en ellos? El hombre es igual que un soplo; sus días, una sombra que pasa. R/.


Reflexión
La actitud del hombre sabio consiste en reconocer que las propias fuerzas no bastan; que se necesita de la ayuda de Dios para poder hacer frente a los problemas que sobrevengan. Realmente Él es nuestra roca, sobre Él ponemos nuestros proyectos porque sólo en Él tienen firmeza y adquieren realidad.

Oración
Señor, Roca mía, pongo delante de Tí toda mi vida. Bendícela y haz que cada una de mis metas sea bendecida con la fuerza de tu gracia. Guía mi vida hacia la felicidad. Amén.


SÁBADO 27 – SAN VICENTE DE PAÚL
Sal 89,3-4.5-6.12-13.14.17

R/. Señor, tú has sido nuestro refugio de generación en generación

Tú reduces el hombre a polvo, diciendo: «Retornad, hijos de Adán.» Mil años en tu presencia son un ayer, que pasó; una vela nocturna. R/.
Los siembras año por año, como hierba que se renueva: que florece y se renueva por la mañana, y por la tarde la siegan y se seca. R/.
Enséñanos a calcular nuestros años, para que adquiramos un corazón sensato. Vuélvete, Señor, ¿hasta cuándo? Ten compasión de tus siervos. R/.
Por la mañana sácianos de tu misericordia, y toda nuestra vida será alegría y júbilo. Baje a nosotros la bondad del Señor y haga prósperas las obras de nuestras manos. R/.

Reflexión
Propongámonos que el resto de nuestros días de vida cuenten con la bendición de Dios, para que hagamos de ellos una respuesta generosa de amor.

Oración
Al terminar esta semana, agradezcamos a Dios por la vida y escribamos nuestra oración personal.
_____________________________________________________________________
_____________________________________________________________________
____________________________________________________________________
_____________________________________________________________________
_____________________________________________________________________
____________________________________________________________________
____________________________________________________________________
_____________________________________________________________________
__________________________________________________________________________
DOMINGO 28  –  XXVI  DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO

Primera Lectura:
Ezequiel 18,25-28


Salmo 24,4bc-5.6-7.8-9

Segunda Lectura:
Filipenses 2,1-11

Evangelio:
Mateo 21,28-32


LUNES  29 – SANTOS ARCÁNGELES GABRIEL, MIGUEL Y RAFAEL

¡Dios Todopoderoso y Eterno, Uno en Tres Personas! Antes de invocar a los Santos Ángeles, tus servidores y de llamarlos en nuestro socorro, nos postramos delante de Ti y Te adoramos, Padre, Hijo y Espíritu Santo.

Bendito y alabado seas por toda la eternidad. Que todos los Ángeles y los hombres que has creado te adoren, te amen y te Sirvan, Dios Santo, Dios Fuerte, Dios Inmortal!

¡Y Tú, María, Reina de los ángeles, medianera de todas las gracias, todopoderosa en tu oración, recibe bondadosamente la oración que les dirigimos a tus servidores, y hazla llegar hasta el Trono del Altísimo para que obtengamos gracia, salvación y auxilio!   AMEN.

MARTES 30 – SAN JERÓNIMO
Presbítero y doctor de la Iglesia, que, nacido en Dalmazia; estudió en Roma, cultivando con esmero todos los saberes, y allí recibió el bautismo cristiano. Después, captado por el valor de la vida contemplativa, se entregó a la existencia ascética yendo a Oriente, donde se ordenó de presbítero. Vuelto a Roma, fue secretario del papa Dámaso, hasta que, fijando su residencia en Belén de Judea vivió una vida monástica dedicado a traducir y explicar las Sagradas Escrituras, revelándose como insigne doctor. De modo admirable fue partícipe de muchas necesidades de la Iglesia y, finalmente, llegando a una edad provecta, descansó en la paz del Señor (420).

Oración
Oh Dios, Tú que concediste a San Jerónimo una estima tierna y viva por la Sagrada Escritura, haz que tu pueblo se alimente de tu palabra con mayor abundancia y encuentre en ella la fuente de la verdadera vida. Amén.


 
Semana a Semana en La Parroquia


PRIMERA SEMANA (1– 6 de Septiembre)

Jueves 4
- Hora Santa
5:30 p.m
Viernes 5
- Hora Santa – Consagración al Sagrado Corazón de Jesús
5:30 p.m
Sábado 6
- Rosario de Aurora
6:00 a.m – Centro Parroquial
6:30 a.m – La Felicidad – Conjunto La Arboleda

SEGUNDA SEMANA (7 - 13 de Septiembre)

Jueves 11
- Hora Santa
5:30 p.m

TERCERA SEMANA (14 – 20 de Septiembre)

Domingo 14
Señor de los Milagros
Jueves 18
- Hora Santa
5:30 p.m

CUARTA SEMANA (21 – 27  de Septiembre)

Jueves 25
- Hora Santa
5:30 p.m

QUINTA SEMANA (28 – 30  de Septiembre)

Lunes 29
Santos Arcángeles Miguel, Gabriel y Rafael
Martes 30
- San Jerónimo







No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Horarios y Servicios Parroquiales

Horarios y Servicios Parroquiales